Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Una grave sequía agrava la crisis humanitaria y medioambiental en el sur de África, según muestra un nuevo informe de la Comisión Europea

Joint Research Centre (European Commission)

El sur de África se enfrenta actualmente a una crisis ambiental y humanitaria extrema a medida que una grave sequía se apodera de la región. Zimbabwe, Zambia y Malawi han declarado oficialmente estados de emergencia.

Desde octubre de 2023 hasta marzo de 2024, el aumento de las temperaturas y una grave falta de precipitaciones se han intensificado y expandido progresivamente en Angola, Zambia, Zimbabwe y Namibia, así como en la mayor parte de la cuenca del Zambezi y el sur de Madagascar. Las temperaturas récord que se remontan a 1960 han agravado la situación. El río Zambeze tiene un caudal muy bajo para esta temporada, lo que está alterando gravemente los ecosistemas.

El Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, con el apoyo activo del Centro Africano de Aplicaciones Meteorológicas para el Desarrollo, ha estado evaluando y analizando la situación utilizando herramientas avanzadas de seguimiento y previsión. Un nuevo informe tiene como objetivo proporcionar información relevante para apoyar la toma de decisiones y mitigar los impactos multisectoriales de la sequía actual.

El sector agrícola se ha visto gravemente afectado. Las condiciones extremas están afectando los períodos críticos de producción de alimentos y provocando una grave inseguridad alimentaria en la mayoría de las regiones de la cuenca del Zambeze. Además, el mayor riesgo de incendios forestales está planteando desafíos adicionales para quienes viven en Namibia, Botswana y el noroeste de Sudáfrica. El sistema energético también está bajo presión, ya que la producción hidroeléctrica lucha contra la falta de suministro de agua.

Las precipitaciones insuficientes y las altas temperaturas agravan la crisis

La sequía comenzó en Botswana en octubre de 2023 y se ha ido intensificando y expandiendo gradualmente por Angola, Zambia, Zimbabwe y Namibia, afectando hoy a la mayor parte del sur de África.

Las temperaturas prolongadas por encima del promedio y las precipitaciones mínimas han provocado graves déficits de humedad del suelo y estrés en la vegetación en todo el sur de África. El índice de vegetación obtenido por satélite indica un estrés severo en varios países, lo que refleja el duro impacto de la sequía en los ecosistemas y la agricultura.

La sequía persistente requiere una respuesta internacional

Si bien principios de abril de 2024 pueden brindar un alivio temporal con algunas precipitaciones en regiones específicas, los pronósticos estacionales predicen condiciones más secas y cálidas para los próximos meses.

La probabilidad de que continúen los bajos caudales de los ríos -particularmente en el oeste de Zambia y el sudeste de Angola- y las precipitaciones inferiores al promedio hasta junio plantean nuevas amenazas para la agricultura, los ecosistemas, la producción de energía y la seguridad alimentaria en la región.

El apoyo internacional urgente y la gestión coordinada de los recursos hídricos son cruciales para mitigar y hacer frente a los impactos de la crisis de la sequía e identificar estrategias de adaptación. A medida que la situación continúa evolucionando, es esencial una estrecha vigilancia y medidas proactivas para abordar las crecientes necesidades humanitarias en el sur de África.

La cooperación del CCI con socios en el sur de África, organizaciones internacionales y proyectos como el Grupo de Observaciones de la Tierra y Monitoreo Agrícola Global está ayudando a enriquecer la comprensión técnica y científica de la sequía con datos confiables y relevantes, y análisis desarrollados localmente. Este trabajo colaborativo está ayudando a planificar acciones para abordar los desafíos en el corto plazo y prepararse mejor para futuras temporadas de sequía.

Este tipo de trabajo es más importante que nunca. El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas ha descubierto que las sequías son cada vez más comunes y graves debido al cambio climático. En colaboración con socios relevantes, el JRC proporciona datos y análisis científicos para ayudar a la sociedad a adaptarse a los efectos adversos del cambio climático en Europa y en todo el mundo.

Fuentes de información

Observatorios de sequía del Servicio de Gestión de Emergencias de Copernicus

Grupo de Observaciones de la Tierra Monitoreo Agrícola Global

Centro Africano de Aplicaciones Meteorológicas para el Desarrollo

Sexto informe de evaluación del IPCC de la ONU

Informe del CCI

Foto de cabecera: El empeoramiento de la sequía desencadena el estado de emergencia en todo el sur de África© UE 2024

Fuente: Joint Research Centre (European Commission)

En Portada

Scroll al inicio

No te pierdas