Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

En Nairobi, la VI Asamblea de la ONU sobre el Medio Ambiente advierte sobre el caos climático

Por Benoit-Ivan Wansi/Afrik21

Las duras palabras de António Guterres sobre la inacción climática global, las 18 resoluciones adoptadas para mantener el equilibrio de los ecosistemas y el anuncio de Somalia de que prohibirá las bolsas de plástico en su suelo a partir de junio de 2024 fueron solo algunos de los aspectos más destacados de la sexta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA -6). El evento finalizó el 1 de marzo en la ciudad keniana de Nairobi.

Con el derretimiento del hielo del Ártico, las temperaturas récord al sur del Sahara y las devastadoras inundaciones a lo largo de la costa mediterránea (actualmente en Marruecos, Francia y España), la emergencia ecológica ya no está en duda. “Nuestro planeta está al borde del colapso y los ecosistemas están colapsando. Las consecuencias de la contaminación de los ríos y del aumento del nivel del mar son espantosas, pero los menos responsables están sufriendo la injusticia más candente”, declaró el Secretario General António Guterres en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA-6) celebrada del 28 de febrero al 1 de marzo de 2024 en Nairobi, Kenia.

Esta sexta edición del “parlamento mundial para el medio ambiente” reunió a cerca de 6.000 delegados de 182 países, la mayoría de los cuales se enfrentan a la contaminación atmosférica, la pérdida de biodiversidad, la desertificación y muchas otras crisis ambientales que se suceden año tras año. Ante esta enésima constatación y el riesgo de que el caos climático se cierne sobre los cinco continentes, la declaración ministerial proclamada al cierre de la Unea-6 es formal y clara.

“Reconocemos, con gran urgencia, las amenazas que plantean el cambio climático y las crisis ambientales a la salud humana y la naturaleza, que se ven exacerbadas aún más por los niveles persistentes de pobreza, desigualdad e inseguridad alimentaria. Destacamos la importancia de promover enfoques integrados, basados ​​en la ciencia, informados por la mejor ciencia disponible y el conocimiento tradicional de los pueblos indígenas y las comunidades locales, para generar resiliencia y promover la solidaridad global”, dice el documento de seis páginas de la declaración.

Un llamado a la acción multilateral para una resiliencia inclusiva y sostenible

Los debates en Nairobi, presididos por Leila Benali, ministra marroquí de Transición Energética y Desarrollo Sostenible, brindaron una oportunidad para que el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableciera el vínculo con el contexto sanitario. Tedros Ghebreyesus se dirigió indirectamente a los escépticos del clima y a los países que se resisten a la idea de una transición ecológica multilateral afirmando que “el comercio ilegal de especies silvestres aumenta el riesgo de consecuencias zoonóticas y puede desencadenar una pandemia en todo el planeta. Más olas de calor contribuyen a más enfermedades cardiovasculares”.

La UNEA-6 también adoptó 18 resoluciones que tratan específicamente de la promoción de estilos de vida sostenibles, las tormentas de arena y polvo y la gestión racional de productos químicos y desechos. A este respecto, el gobierno somalí anunció in situ que prohibiría el comercio y el uso de bolsas de plástico a partir del 30 de junio de 2024. El impacto inicial de esta medida se evaluará el 8 de diciembre de 2025, fecha elegida para la apertura de la próxima Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Fuente: Afrik21

En Portada

Scroll al inicio

No te pierdas