Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Escándalo en Tanzania por pareja estadounidense que exhibe vídeo de caza de cocodrilo gigante

Diario de África

La declaración de una pareja de Estados Unidos sobre lo que se esperaba que fuera un éxito ha generado controversia en Tanzania.

Se difundieron imágenes de la pareja norteamericana, conocida por involucrarse en expediciones de caza ilegal, exhibiendo vídeos donde se les ve con un gran cocodrilo colgado sin vida de un árbol.

En Tanzania, se afirma en las publicaciones de Josh y Sarah Bowmar haber cazado al presunto reptil más gigante del planeta.

«No podrán creer esto, observen a esta criatura enorme completamente en libertad aquí en Tanzania. Acabo de abatir a un dinosaurio completo con un arco y una flecha, no hay nada más gratificante que esto«, comentó en uno de varios vídeos compartidos.

En uno de los perturbadores videos, se logra la captura del cocodrilo, siendo arrastrado por una cuerda que está amarrada a un Land Cruiser antes de ser elevado a un árbol para posar.

Si se llega a determinar su peso, el reptil podría llegar a ser considerado como el mayor cocodrilo del mundo, según indica Bowmar.

En respuesta a dicho suceso, la Autoridad de Conservación de la Vida Silvestre de Tanzania ha manifestado su intención de elaborar un comunicado oficial.

«Hemos observado el videoclip. Estamos realizando una investigación y proporcionaremos información detallada a los ciudadanos solo una vez que todo esté finalizado», afirmó la autoridad.

También manifestaron su malestar debido al flujo de los mensajes por parte de algunos habitantes de Tanzania.

Las acciones de la pareja, de acuerdo a otros ciudadanos, también ha sido objeto de condena por violar los derechos de los animales.

En el pasado, Josh y Sarah recibieron condenas por infracciones similares en Estados Unidos. Previamente, fueron sancionados, liberados bajo supervisión y tuvieron que realizar labores comunitarias como castigo por transgredir la ley en casos previos relacionados con los animales.

Los llamados para regulaciones más rigurosas y consideraciones éticas para la vida silvestre en Tanzania han sido provocados por el incidente.

Por último, la Comisión de Control de la Fauna ha publicado un comunicado afirmando que la pareja estadounidense ha respetado las normativas tanzanas e internacionales relativas a la caza de piezas de caza.

En Portada

Scroll al inicio

No te pierdas