Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Etiopía y Somalilandia firman un acuerdo para dar acceso al Mar Rojo

Diario de África

Etiopía y Somalilandia han firmado un memorando de entendimiento el 1 de enero de 2024, dando a Etiopía acceso al Mar Rojo a través del puerto de Berbera a cambio de un posible reconocimiento. Este acuerdo es parte de la ambición de Etiopía de obtener acceso directo al mar, que perdió tras la independencia de Eritrea en 1993.

El Primer Ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha dicho que la falta de acceso al mar es una limitación para el comercio internacional de Etiopía y una fuente potencial de conflictos futuros. Sin embargo, los vecinos de Etiopía, como Eritrea, Djibouti y Somalia, han expresado sus preocupaciones y objeciones a la candidatura de Etiopía por una costa.

El acuerdo con Somalilandia se considera un gran avance para el proceso de paz en la región, que se ha visto empañado por una guerra civil de dos años entre el gobierno etíope y el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF). La guerra terminó en noviembre de 2022, tras un acuerdo sorpresa mediado por la Unión Africana.

El acuerdo entre Etiopía y Somalilandia podría tener un impacto positivo en la economía etíope de varias maneras. Algunos de los beneficios potenciales son:

– Podría reducir la dependencia de Etiopía de Yibuti como su principal puerto, que actualmente maneja el 95% de su comercio, reduciendo los costos y riesgos del transporte de mercancías y aumentando el poder de negociación de Etiopía con sus vecinos.

-Mejoraría el acceso de Etiopía al Mar Rojo y al Golfo de Adén, que son vías navegables estratégicas para el comercio y la seguridad globales abriendo nuevos mercados y oportunidades para las exportaciones e importaciones de Etiopía, especialmente con Oriente Medio y Asia.

– Impulsaría la inversión de Etiopía en infraestructura, especialmente en las redes de carreteras y ferrocarriles que conectan Berbera con la frontera con Etiopía, mejorando la eficiencia y la conectividad del sistema de transporte de Etiopía y facilitar la integración regional.

– Estimularía los sectores del turismo y la aviación de Etiopía, ya que Somalilandia acordó conceder a Etiopía una participación en su aeropuerto y permitir a Etiopía Airlines operar vuelos a Berbera, lo que aumentaría el flujo de visitantes y los ingresos hacia ambos países y promover el intercambio cultural.

Sin embargo, el acuerdo también enfrenta algunos desafíos e incertidumbres, tales como:

– Provocar tensiones políticas y diplomáticas con otros países de la región, como Eritrea, Djibouti y Somalia, que pueden ver la apuesta de Etiopía por una costa como una amenaza a sus intereses y soberanía, dando lugar a posibles conflictos e inestabilidad en el Cuerno de África.

– Encontrar obstáculos legales y logísticos, ya que Somalilandia no está reconocida internacionalmente como un estado soberano y tiene una frontera en disputa con Somalia. Esto puede traer complicaciones en la implementación y el cumplimiento del acuerdo y exponerlo a posibles disputas e interrupciones.

– Podría depender de la estabilidad y seguridad tanto de Etiopía como de Somalilandia, que se han visto afectadas por conflictos internos y presiones externas. Etiopía se ha estado recuperando de una guerra civil con el TPLF, mientras que Somalilandia ha enfrentado amenazas de grupos militantes y piratas. Esto podría obstaculizar el desarrollo y operación del puerto y del corredor.

Por lo tanto, el acuerdo entre Etiopía y Somalilandia es una iniciativa importante y ambiciosa para transformar el panorama económico de ambos países y de la región. Sin embargo, también entraña algunos riesgos y desafíos que deben abordarse y gestionarse con cuidado.

En Portada

Scroll al inicio

No te pierdas