Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Muerte de Henri Lopes: El mestizaje elevado a categoría literaria

por Filip Noubel/Global Voices

El 2 de noviembre de 2023, murió el escritor congolés Henri Lopes a los 86 años. Su obra, escrita en francés, representa una parte imprescindible de las literaturas francófonas africanas.

Lopes nació en Kinshasa, capital de República Democrática del Congoen 1937, y creció en Brazzaville, capital de la República del Congo, que eligió como su país. Después de sus estudios en la Sorbona, emprendió una carrera universitaria como profesor de historia en Brazzaville. En 1969, empezó un recorrido político como ministro en diversas carteras, y en 1981 empezó a trabajar en UNESCO como director general adjunto para la cultura y las relaciones exteriores.

Al lado de esta brillante carrera política y diplomática, fue sobre todo escritor, autor de diversos ensayos y novelas que aún impactan en la historia de las literaturas francófonas de África.

Como explica Désiré Nimubona, periodista burundés:

Henri Lopes ha muerto, pero sus obras no. Para quienes estudiaron en diversas escuelas de África y otros lugares, el nombre de Henri Lopes es tan respetado como los de Léopold Sédar Senghor, Mongo Beti, Chinua Achebé, René Maran y muchas otras figuras de la literatura africana y caribeña.

La hibridez está en el corazón de Lopes y su obra. Nació en una familia mixta de padres mestizos y abandonados por sus padres blancos, lo que que explica su apego al mestizaje, continúa Nimubona:

Henri Lopes, que vivió muchos años en Francia y en Congo, es considerado un escritor contemporáneo y moderno. Lopes también es considerado un escritor partidario del mestizaje, principio literario que preconiza la adaptación y la consideración de los demás y de su modo de vida. Esta actitud es una forma de cambiar cómo mirar a los demás y de aceptarlos, para que nosotros también podamos vernos aceptados.

Es lo que también destaca LaRéus Gangoueus, cronista de literaturas africanas, y de origen congolés que vive en Francia. Señala que ese mestizaje se refleja hasta la yuxtaposición de diferentes lenguas:

Esta cuestión de la búsqueda de la identidad es una constante en muchas novelas de Henri Lopes. ¿Quiénes somos como pueblo? ¿Cómo nos definimos como individuos? Esta cuestión desaparece en «Le pleurer-rire [El llorar-reír]», que personalmente considero su mejor novela, aunque se perciba una forma de hibridez en la escritura, con giros en lingala que invaden la lengua francesa.

La fecundación cruzada está en el centro del planteamiento de Henri Lopes. La literatura de este escritor congoleño se ha construido como una búsqueda constante, un discurso sobre el rechazo que explica personajes en movimiento, sobre la posibilidad de escapar y ocultarse. Su última novela, Il était déjà demain (Ya era mañana), sigue la singular trayectoria de un joven mestizo que crece lejos de los dos Congos, en Nantes y Noirmoutier, antes de volver al mundo africano a través de sus estudios y su activismo. Pero ya se cuestiona si está o no firmemente arraigado. Quizá sea eso lo que finalmente me hizo prestar atención a su discurso sobre este tema.

Una obra que es referente en literatura y en política

La entrada en literatura de Lopes data de 1971, cuando publicó en Yaundé, Camerún, su primera antología de nuevas «Tribaliques«, en las que describe los males de la sociedad congolesa y africana, cuando era ministro de Educación congolés.

Según Richard Atimniraye Nyéladé, periodista e investigador camerunés que se declara panafricanista:

Como escritor, Henri Lopes ha dejado una huella indeleble en la literatura africana moderna. Su obra, caracterizada por una profunda reflexión sobre la identidad, la cultura y la sociedad africanas, ha contribuido a enriquecer el patrimonio literario del África francófona. Su libro «Tribaliques» recibió el Gran Premio Literario de África Negra de la Asociación de Escritores de Lengua Francesa en 1972, lo que demuestra su capacidad para captar la complejidad de la vida africana a través de sus escritos.

Pero es imposible separar su compromiso político de su carrera literaria, como destaca Nyéladé:

Personalmente me gustaría destacar una cita significativa de Henri Lopes, de su libro «Le pleurer-rire», que me resuena especialmente: «un libro de un africano que vive en estos tiempos y que se respeta a sí mismo, solo puede ser comprometido»; Esta cita refleja perfectamente su visión de la literatura como herramienta de compromiso con el continente africano y sus gentes. Veía la literatura como una fuerza poderosa para explorar las complejidades de la sociedad africana y estimular la reflexión crítica.

Lopes marca profundamente a todos sus lectores, como indica LaRéus Gangoueus:

En cierto modo, la literatura es como la música. Es una de esas artes que, dependiendo del momento, de los episodios de la vida, tendrá un impacto considerable en el lector. Henri Lopes fue uno de los primeros autores africanos que leí de adolescente. Primero Tribaliques en secundaria. Luego Le chercheur d’Afriques en el Centro Cultural Francés de Brazzaville, seguido de Sur l’autre rive y Le pleurer-rire. Las primeras novelas de Henri Lopes me sumergieron en el ambiente revolucionario de la República Popular del Congo, que se hundía en el marxismo con el componente del etnocentrismo en la ecuación.

Y concluye con sus tres citas preferidas de Lopes:

«Solo tengo un pasaporte, pero dos países. Dos países interiores: aquí y allá» – Le Méridional

El mestizo es un ser mezclado entre varias familias, que pertenece a tres tribus: la de su madre, la de su padre y la de los mestizos. … Los padres de los mestizos son precursores que caminan por las fronteras” – Il est déjà demain

«No soy un congoleño típico. Como he dicho en otras ocasiones, soy un SIF, un sin identidad fija. Este libro es precisamente un intento de responder a la vaguedad de mi genealogía» – Il est déjà demain.

*Traducción: Gabriela García Calderón Orbe

*Publicado originalmente en Global Voices

 

En Portada

Scroll al inicio

No te pierdas