Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Utilizar la educación para desarrollar un nuevo contrato social para África

Por: Wafa Aidi, Edna Akullq, Giuseppe Tesoriere y Sweta C. Saxena/Africa Renewal

La Quinta Sesión del Comité de Política Social, Pobreza y Género se llevará a cabo en Addis este mes de noviembre para discutir formas de crear oportunidades para todos en el camino hacia el desarrollo.

Organizado por la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África (UNECA), el tema de este año es “Construyendo nuevos contratos sociales en África: opciones para cumplir las aspiraciones de desarrollo”.

El tema responde al llamado del Secretario General de la ONU, António Guterres, a un nuevo contrato social que cree “igualdad de oportunidades para todos” y reconozca “los derechos y libertades de todos” tras la pandemia de COVID-19.

En nuestro nuevo artículo , abogamos por la educación como un facilitador e igualador clave. En palabras del premio Nobel Nelson Mandela , “la educación es el arma más poderosa que podemos utilizar para cambiar el mundo”.

Recuperando un terreno precioso

Una serie de conflictos, desastres climáticos y sobreendeudamiento han revertido los avances de las últimas décadas en África. Millones más son ahora pobres o inmigrantes.

Es más, años de gasto público inadecuado e ineficiente en programas sociales han estancado el progreso en los objetivos relacionados con las personas.

«La educación es el arma más poderosa que podemos utilizar para cambiar el mundo”. — Nelson Mandela

En promedio, los países africanos gastan entre el 3 y el 4 por ciento y el 5,49 por ciento del producto interno bruto en educación y salud, respectivamente, muy por debajo del 4 al 6 por ciento recomendado por la UNESCO y el promedio mundial de 7,11 por ciento de la Organización Mundial de la Salud .

Según el Fondo Monetario Internacional, las ineficiencias del gasto le han costado a África más de 40 mil millones de dólares anuales en educación e infraestructura y 28 mil millones de dólares en salud entre 2000 y 2017.

Para lograr una mayor estabilidad, la UNECA busca reunir a líderes gubernamentales y formuladores de políticas en torno a formas innovadoras de fortalecer su agenda de políticas sociales y mejorar su gasto público.

El objetivo es proporcionar movilidad socioeconómica y protección a todos.

La estrategia es forjar nuevos contratos sociales que garanticen la igualdad de derechos y oportunidades para todos.

Utilizar la educación como un facilitador clave

La forma en que los países formen sus nuevos contratos sociales variará dependiendo de las circunstancias individuales de cada país.

En nuestro documento temático para el debate , utilizamos la educación como punto de entrada para abordar muchos otros Objetivos de Desarrollo Sostenible.

«El nuevo contrato social… debe integrar el empleo, el desarrollo sostenible y la protección social». — António Guterres, Secretario General, Naciones Unidas

Según el Informe sobre la Cumbre para Transformar la Educación de 2022 convocada por el Secretario General de las Naciones Unidas , las personas equipadas con habilidades y conocimientos pueden tomar decisiones más informadas, llevar una vida más saludable y responder a los desafíos de desarrollo nacionales y globales.

Nos centramos en las tres «A» (asequibilidad, accesibilidad y aplicabilidad) que pueden influir en el comportamiento de las personas y ayudar a los formuladores de políticas a abordar las barreras estructurales que plantean la pobreza y la desigualdad.

-Una educación asequible, especialmente para las poblaciones pobres, puede reducir la desigualdad y la pobreza y promover el empleo y el desarrollo inclusivo. Intervenciones como las transferencias de efectivo, que Camerún adoptó con éxito, han aumentado la probabilidad de que los niños se matriculen en la escuela en un 30 por ciento, cuando los ingresos del hogar aumentan un 1 por ciento.

-El acceso a la educación de las poblaciones urbanas y rurales puede aumentar la movilidad social y, por tanto, un crecimiento más equitativo. Por ejemplo, investigaciones realizadas en Ghana, Mozambique y Nigeria han demostrado que los niños cuyo tiempo de viaje a la escuela es de más de 30 minutos tienen peores resultados en aprendizaje y escritura. La planificación de infraestructuras puede mitigar estos desafíos a las capacidades de aprendizaje de los niños.

-La aplicabilidad de la educación se refiere a adaptar los programas educativos para que mejoren la calidad, fortalezcan la credibilidad institucional y adecuen la educación a las habilidades empleables. Algunos países africanos como Etiopía han explorado la posibilidad de ubicar varias instituciones educativas en parques industriales y tecnológicos para fortalecer la cartera de habilidades y mano de obra. Las tres A (asequibilidad, accesibilidad y aplicabilidad) pueden ayudar a los formuladores de políticas a abordar las barreras estructurales.

Las tres A (asequibilidad, accesibilidad y aplicabilidad) pueden ayudar a los formuladores de políticas a abordar las barreras estructurales.

Preparar a los jóvenes para el futuro

Para preparar a la fuerza laboral para los empleos del futuro, los formuladores de políticas y los educadores pueden preguntarse si sus planes de estudio actuales son adecuados para su propósito .

La mayoría de los jóvenes africanos sienten que sus habilidades no se ajustan a las necesidades laborales locales. Entre los jóvenes graduados, el 35 por ciento afirmó sentirse sobrecualificado para sus puestos de trabajo, mientras que el 6 por ciento se sentía subcalificado.

La educación y formación técnica y profesional (EFTP) también puede ayudar a mejorar y reciclar las habilidades de los trabajadores, que a menudo carecen de la educación tradicional, y ayudarles a conseguir empleos más gratificantes. Por ejemplo, en Eswatini, el 73 por ciento de los estudiantes de EFTP encontraron un empleo productivo después de graduarse.

No existe un plan único para utilizar la educación para desarrollar un nuevo contrato social.

Más bien, los gobiernos y las comunidades deben cultivar relaciones de cooperación, en las que la gente pague la parte que le corresponde de los impuestos y los funcionarios gasten esos fondos sabiamente, asegurándose de que su gente tenga la protección social, los servicios públicos y las habilidades necesarias para el empleo.

Un contrato social de este tipo depende de un liderazgo inspirador, instituciones inclusivas y políticas específicas. Este enfoque que abarca a toda la sociedad pondrá en marcha un círculo virtuoso de confianza entre cada gobierno y su pueblo, lo que dará como resultado políticas que brinden igualdad de oportunidades, movilidad intergeneracional y prosperidad para todos.

Fuente: Documento temático de la UNECA.

*Publicado originalmente en Africa Renewal

En Portada

Scroll al inicio

No te pierdas