Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Unas bragas valen más que mil palabras

por Javier Bleda (Periodista)

Como ya es público y notorio, unas presuntas bragas de Eva Braun, la esposa de Adolf Hitler, fueron subastadas  en 2017 en Inglaterra para mayor gloria de los compradores de fetiches. Los organizadores de la subasta las valoraron de partida entre 300 y 450 libras, pero el precio final alcanzó las 2.900 (3.300 euros), lo cual resulta cuando menos curioso puesto que también se subastaron otros objetos de la misma señora, como por ejemplo un anillo de oro, que alcanzó las 1.250 libras; y una cajita de plata grabada con las mismas iniciales que las bragas, “EB”, conteniendo su pintalabios rojo, por 360 libras, es decir, el valor añadido del morbo superó al de las reliquias orfebres. La encargada de la subasta, Sophie Jones, de la casa Philip Serrell, puntualizó que la mayoría de los lotes ofrecidos, incluida la ropa interior, iban acompañados de certificados de autenticidad y, esto es lo mejor, añadía que «La prenda interior tiene signos de uso pero no hay agujeros y están muy limpias a pesar de los signos de desgaste».

Desde luego es de agradecer que ya que se pagan tres mil y pico euros por unas bragas al menos estén limpias, aunque no sé muy bien de dónde, además de la manga, pueden sacarse el certificado de autenticidad de unas bragas con setenta y tantos años de historia como para saber que son las de Eva Braun y no, por ejemplo, las de Erika Bauer, que no tengo ni idea de quién podría haber sido por aquél entonces, pero desde luego tendría igualmente todo el derecho del mundo a grabar las iniciales de su nombre en sus propias bragas.

En este contexto, el del precio pagado por unas bragas donde lo único auténtico es que son bragas y que su diseño se adecúa a los años cuarenta, es en el que quiero centrar, una vez más, el debate sobre lo simbólico y lo real, sobre lo superfluo y aquello que debería ser, suponiendo que sea verdad que nos consideramos humanos y no se trate simplemente de una banal pretensión antropológica de estar por casa.

No es que quiera plantear, ni mucho menos, que pagar más de tres mil euros por unas bragas usadas “limpias” sea ninguna exageración, yo mismo hace veintitantos años pagué alrededor de cinco mil pesetas (de las de entonces, como dirían los viejos) por unas bragas que, según la vendedora, eran muy bonitas, pero sin duda un precio exagerado para lo que yo pensaba que iban a durar puestas en la mujer a la que quería regalárselas; además, el planeta está lleno de infinidad de subastas paradójicas, como lo fue la del manuscrito de la sinfonía Resurección, de Gustav Mahler, por el que la casa Sotheby’s en Londres consiguió superar los cinco millones de euros. Sin embargo sí considero procedente una reflexión al respecto de mi planteamiento anterior, el de que sea verdad que somos humanos y que, en principio, se supone que deberíamos preocuparnos por otros humanos a partir de tener nuestras necesidades básicas cubiertas. Tal vez sea cuestionable esto de saber definir cuáles son exactamente estas necesidades básicas, puesto que puede haber quien diga que poseer las presuntas bragas de la mujer de Hitler sea fundamental para su existencia, pero entiendo que un razonamiento básico, razonable y serio sobre dichas necesidades básicas, nos lleva a comprender perfectamente que tenemos por costumbre rodearnos de objetos tan fundamentados en el marketing de quien nos los ha vendido como, a veces, absolutamente inútiles y sobrevalorados.

En mi ya dilatada experiencia africana he encontrado de todo, gente que vive fenomenal y que no tiene nada que envidiar a los más ricos de entre los ricos; gente que prioriza disponer del último modelo de móvil por encima de otras necesidades; gente culta y preparada y gente radicalmente analfabeta; gente que vive bien y gente que vive menos bien; gente que quiere que se hable de África más allá de los estereotipos (con razón), y gente que no entiende por qué esos estereotipos siguen sobreviviendo en un mundo globalizado. Pero también he encontrado, y sigo encontrando, gente que no tiene ni idea de lo que va a comer el día de hoy, ya que pensar en la comida de mañana sería hacerlo en un futuro inasumible a tan largo plazo; gente que no sabe cómo hacer para que alguno de sus múltiples hijos, nacidos en la creencia de que son un regalo de Dios, alcance a sobrevivir un día más; gente a la que beber agua limpia le extrañaría tanto que llegarían a pensar si el momento no sería un espejismo ilusorio; gente que muere por nada y otros que les dejan morir por ese nada; gente que deambula con sus hijos en brazos sin saber si están vivos o muertos; gente que no sueña con el más allá del primer mundo porque el mundo en el que viven, ya sin posibilidad de catalogación numérica, les impide el conocimiento de la existencia de otros mundos que no sea el próximo paso que sean capaces de dar. Y esto es así, lo mejor y lo peor de África, en tiempos en los que unas bragas viejas, o un puñado de notas musicales garabateadas, valen infinitamente más que muchas vidas.

La sinfonía Resurrección, estrenada casualmente en Berlín en 1895, el mismo lugar donde fueron encontradas las bragas de EB, aborda, también casualmente, temas universales de la vida y la muerte. Originalmente, el manuscrito fue cedido por la viuda de Mahler, Alma (bonito nombre para el debate planteado), y pasados los años acabó en manos del empresario y economista estadounidense Gilbert Kaplan, quien igualmente de manera casual nació en 1941, año arriba o abajo de la fecha original de uso de las bragas de la señora de Hitler, y que quedó tan impactado por la pieza después de escucharla en el Carnegie Hall de Nueva York en 1965, que al salir de la sala manifestó que lo hacía como «una persona distinta». Tampoco me considero yo capaz de validar qué puede hacer a alguien sentirse una persona distinta, eso va mucho con el interior de cada cual y el nombre de la mujer de Mahler; si acaso, podría afirmar con rotundidad que todo lo que he visto sí me ha hecho una persona distinta, pero con la diferencia de que la música sonaba más a réquiem que a resurrección. Al final lo único que me queda claro, desgraciadamente, es que unas bragas valen más que mil palabras.

 

En Portada

Scroll al inicio

No te pierdas